Follow by Email

miércoles, 23 de marzo de 2011

Riesgos psicosociales: prevención de riesgos laborales

Hola. Con esta entrada, comienza la andadura de este blog, con la ilusión de aportar ideas y soluciones ante diversas situaciones en las que las personas nos vemos envueltas.

El contenido se irá completando poco a poco...

Hoy, comentaremos algo acerca de la utilidad de la psicología en el entorno laboral...

La Ley 31/1995, de 8 de Noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (PRL), establece y reconoce el derecho de los trabajadores a la protección de su seguridad y salud en el contexto laboral.

El primer paso a la hora de proteger al trabajador consiste en realizar una evaluación de riesgos, acción encaminada a determinar la probabilidad de daños a la salud, así como su potencial gravedad.

El orden tácito de evaluación suele ser establecido por la inmediatez de las consecuencias. Por ello, se comienza con aquellos riesgos que puedan provocar accidentes con daños a corto plazo, por ejemplo, electricidad, atropellos, caídas, etc. El siguiente grupo de riesgos a evaluar son aquellos que pueden provocar enfermedades derivadas del trabajo con agentes físicos (ruido, vibraciones, radiaciones, etc), químicos (contaminantes variados: metales, polvo, productos tóxicos, etc) y biológicos (bacterias, virus, etc)

Y por último, se plantea el abordaje de los riesgos relacionados con el ajuste del puesto de trabajo a las características físicas y psicológicas del trabajador, es decir, se aborda la ergonomía y la psicosociología aplicada.

Sin embargo, las evaluaciones de riesgos en este último ámbito, el ergonómico/ psicosocial, suelen ser realizadas con ciertos recelos por parte de las empresas. En numerosas ocasiones, no pasan de ser unas simples preguntas que quedan registradas sin que posteriormente se planteen medidas correctoras, como debería hacerse con todos los riesgos laborales.

En el contexto laboral se producen situaciones que, a largo plazo y en determinadas personas, pueden desembocar en la producción de enfermedades serias y que, por lo tanto, deben ser prevenidas en la medida de lo posible. Es conocido que el estrés mantenido durante mucho tiempo y de forma no controlada es un factor de riesgo importante para la producción de trastornos tales como depresión, ansiedad, hipertensión, angina de pecho, infarto de miocardio, trastornos musculares, insomnio, etc.

Actualmente es difícil encontrar un contexto laboral en el que la empresa aborde de forma clara y directa este tipo de situaciones psicológicas, debido en parte a la existencia de factores que no son controlables por la empresa como la personalidad, factores extralaborales, etc. Sin embargo, la dificultad de abordaje de un problema de salud laboral no es excusa para no abordarlo y poner medios para solucionarlo.

Por ello, en el estudio del puesto de trabajo y la incidencia sobre el individuo, se plantea un modelo de interacción entre factores externos al individuo y factores inherentes a su personalidad, resultando en una perspectiva de transacción en la cual el estrés o el desajuste puesto/persona no es algo directamente provocado por el entorno laboral, sino por la interacción entre las exigencias del trabajo y las capacidades reales o percibidas del trabajador. En la medida en que el trabajador perciba que cuenta con suficientes recursos para afrontar las demandas a las que está sometido, se mantendrá el equilibrio.

Es decir, la solución no sólo pasa por intervenir en la empresa, sino que a veces hay que intervenir para corregir errores de apreciación de la persona, pautas de comunicación inadecuadas, remitir los síntomas de estrés, etc... 


Este es un trabajo largo y no exento de dificultades. Casi como una batalla que uno debe librar constantemente, pues la vida es una constante lucha por la supervivencia. 


En todo el trayecto la responsabilidad personal estará siempre bien presente, para bien o para mal, ya que cada uno es actor y director de su propia vida, incluso cuando uno cree que no tiene más capacidad o responsabilidad, siempre tendrá a su alcance alguna elección con sus respectivas consecuencias y asumir éstas no siempre será algo sencillo.


Así pues, comenzamos la batalla por la mente y lo haremos con unas sabias palabras pronunciadas por el grupo de rock "Sínkope" que nos hablan de prepararse para la lucha constante que implica el estar vivo... 


SÍNKOPE: "A MERCED DE LAS OLAS", 
Álbum: Humo de contrabando (2004)
Audio: http://www.youtube.com/watch?v=v-Wqz9EQRzs 
Letra: http://www.sinkope.com/TopMenu/letras/humodecontrabando.htm#merced 


Tomando veneno pa cruzar el mar
dieron mis huesos contra un temporal
y estuve algún tiempo a merced de las olas.

Anduve sin frenos por caminos sin almas,
bajé al infierno a mojar en su salsa
y me adentré en el lado salvaje.

Y emprendí un viaje hacia lo desconocido,
rulé por parajes donde lo prohibido
ofrece masajes que alivian y rompen.

Y abrí muchas puertas, las pasé muy putas,
buscaba respuestas y hallé más preguntas
durmiendo a la sombra de mi sinrazón.

Y perdí los papeles, el buen camino,
perdí la vergüenza y medio sentido
y entré en la conciencia de la locura.

Con cierta ternura maté mis miedos,
engrasé mi armadura y mi cerebro
y bebí en la fuente de la tristeza.

Y pieza a pieza fabriqué mi mundo,
asumí consecuencias y eché a rodar
entre flores risueñas del bien y del mal.

No paré quieto en rama verde,
"pa' ir" a otro sitio a veces no necesito ni siquiera moverme.
Soy perro viejo, gato escaldao.

Yo me manejo, me ensucio y me lavo,
y no doy consejos ni los regalo.

Y aunque he mentido no me he engañado.
Conocí al diablo y le robé su alma.

Yo soy mi enemigo y estoy de mi lado,
y aún se desnudarme con la palabra

Y perdí los papeles, el buen camino,
perdí la vergüenza y medio sentido
y entré en la conciencia de la locura.

Con cierta ternura maté mis miedos,
engrasé mi armadura y mi cerebro
y bebí en la fuente de la tristeza.

Y pieza a pieza fabriqué mi mundo
asumí consecuencias y eché a rodar
entre flores risueñas del bien y del mal.

No paré quieto en rama verde,
"pa' ir" a otro sitio a veces no necesito ni siquiera moverme.
Soy perro viejo, gato escaldao.

Yo me manejo, me ensucio y me lavo,
y no doy consejos ni los regalo.

Que no vendo sueños ni flores en ramos
que yo soy mi dueño, que yo soy mi esclavo.

A merced de las olas en mi barco de papel...
A merced de las olas en mi barco de papel...
A merced de las olas en mi barco de papel...
A merced de las olas, de las olas a merced.


Seguiremos con ello. Mucha salud y fuerza en todos vuestros proyectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, puedes dejarnos si lo deseas un comentario. Éste será revisado y publicado si cumple las mínimas reglas de educación, respeto, tolerancia, etc...